9 de noviembre de 2020 por Te cambio tu coche en Sin categoría

Problemas FAP y EGR ¿Añadir acetona?

Problemas FAP y EGR ¿Añadir acetona?

Durante más de 1 año hemos añadido ACETONA PURA al combustible de 11 coches diésel diferentes y hemos recorrido con ellos más de 165.000 kms. Ahora te vamos a contar los resultados y nuestras impresiones. 

Añadir acetona al combustible

Lo primero que tenemos que decir es que NO recomendamos añadir acetona al combustible de ningún vehículo, ni alentamos a hacer experimentos con el coche ni modificaciones sin autorización. 

Además, que quede claro que tampoco asumimos ninguna responsabilidad sobre las consecuencias, ni buenas ni malas, de lo que nadie haga con su coche después de haber leído este post. 

Dicho esto, todos los propietarios de coche diesel que participaron en el ensayo, siguen usando acetona en sus coches por los excelentes resultados que han experimentado
Beneficios de añadir acetona al diesel

Motivaciones del reto 

Una pequeña proporción de acetona pura en el combustible, puede reducir mucho la carbonilla y hollín del humo de escape y ser un remedio preventivo eficaz para problemas de EGR y FAP (filtro de partículas).

La primera vez que vimos o leímos algo acerca de los beneficios de añadir acetona al combustible era el año 2006. En aquel momento todo se centraba en la reducción de consumo.  

Hoy estamos terminando el año 2020, y hemos resucitado el tema para saber si una pequeña dosis de acetona en cada repostaje podría ayudar con dos exasperantes y frecuentes problemas de los motores diesel modernos: Obstrucción de EGR y FAP. 

Problemas comunes de los coches Diesel 

Las generaciones más modernas de motores diésel han ocasionado infinidad de problemas, molestias e incidencias a sus usuarios y propietarios. A cambio de una gran eficiencia y un elogiable compromiso medioambiental, han conseguido borrar de la memoria colectiva la imagen de motores austeros, espartanos, robustos, sufridos y longevos; muchos de ellos famosos por indestructibles. 

Filtro de partículas obstruidoEGR sucia carbonillavalvula egr obstruidacambiar filtro fap dpf

“Palabros” como válvula EGR o filtro de partículas FAP/DPF son dolorosamente populares y su sola mención pone la carne de gallina a muchas tarjetas de crédito.  

La combustión del gasóleo, nos guste o no, produce un montón de humo y hollín. Si toda esa polución no sale por el tubo de escape, tarde o temprano dará señales de vida, en forma de PROBLEMAS MECÁNICOS. 

Los sistemas de recirculación de gases de escape, vuelven a introducir en el motor una parte del humo, con el propósito de “darle un repaso” para que salga más limpio. Ese humo recirculado acaba por formar un tapón interno de carbón aceitoso en la famosa válvula EGR. 

El filtro de partículas retiene el hollín: partículas sólidas de hidrocarburos debidas a combustión incompleta. Como esto forma otro gran tapón negro, los motores equipados con FAP, realizan periódicamente protocolos de “autolimpieza”, que consisten en una especie de “pirólisis”. Sin embargo, el tráfico urbano y la circulación a bajas revoluciones (conducción típica para conseguir bajos consumos), saturan estos filtros en muy poco tiempo. 

Cambiar una válvula EGR puede superar los 400€, y cambiar un filtro FAP puede costar más de 1200€.  

          filtro particulas nuevocambiar egr nueva

¿Cómo puede ayudarnos la Acetona? 

La acetona pura es un poderoso disolvente industrial, utilizado principalmente en pinturas. Es barata y se puede comprar en cualquier ferretería, droguería o gran superficie sin necesidad de licencias especiales. 

acetona puraTambién es el ingrediente principal de la mayoría de aditivos limpia-inyectores gasolina y diésel, productos limpiadores de admisión, espray limpia-carburadores y aerosoles de limpieza de caudalímetros, conectores eléctricos y circuitos. ¿Por qué? Porque es un disolvente natural de grasas, se evapora en su totalidad sin dejar residuos, es fácilmente inflamable sin generar residuos significantes y porque no conduce la electricidad. limpia inyectores, limpiar caudalimetro, limpiador componentes electricos

Añadir acetona al combustible va a alterar, entre otras, 3 cualidades del gasóleo: Reducir su tensión superficial, aumentar su rendimiento térmico y mejorar su inflamabilidad. 

  • De un modo muy rústico y grosero, podemos interpretar la tensión superficial de un líquido como la “dureza” o resistencia de su superficie. Si conseguimos reducir un poquito esa resistencia, las gotitas de combustible que salen pulverizadas de los inyectores, serán más pequeñitas, por lo que arderán mejor y producirán menos residuos por combustión incompleta (HOLLÍN). 
  • Al incrementar el rendimiento térmico, la misma combustión produce más energía. 
  • Mejorar la inflamabilidad mejora el encendido y resta esfuerzo al motor (reduce consumo). 

¿Cuánta acetona hay que añadir? 

Nuestra conclusión ha sido una dosis de 0.5 ml de acetona por cada litro de combustible. Dicho de otro modo, añadir 5 ml de acetona por cada 10 litros de combustible. 

*¡¡OJO!! Solo ACETONA PURA 99%. 

Resultados. 

El ensayo duró algo más de un año. Cada coche recorrió un mínimo de 15.000. Durante ese tiempo, ni después, ninguno de los coches registró ninguna incidencia, ni directa ni sospechosa. 

  • NO hemos observado una reducción de consumo significativa. Tampoco ningún aumento. 
  • Se aprecian cambios fácilmente a partir del segundo depósito y en ningún momento se detectó fatiga mecánica o desgaste prematuro. 
  • Mejora notable del arranque en frio y en caliente. 
  • Reducción de ruido y vibración en marcha y ralentí. 
  • Mejora muy notable de la capacidad para subir de marcha y circular en marchas largas a bajas revoluciones. Incluso con mucha carga. 
  • Aumento de capacidad para subir cuestas sin reducir marcha. 
  • Sorprendente reducción, sin excepciones, de los valores de opacidad en todas las mediciónes de la ITV. 

Opacidad diésel

Todos los vehículos que participaron en el ensayo eran de uso particular y realizaban una conducción mixta 60/40 carretera/ciudad, excepto un taxi. 

No hubo problemas con ningún filtro de partículas, pero si hubo una sustitución de válvula EGR en el SEAT Altea XL 1.6 TDI (Taxi), que contaba en ese momento con 374000 kms. 

 

Estos fueron los coches del ensayo: 

  • Citroën C-15 1.8d. Año 1989. 136000 kms al inicio. 
  • Opel Astra DI 16v. Año 1998. 121000 kms al inicio. 
  • VW Golf 1.9 TDI 110cv. Año 2000. 149000 kms al inicio. 
  • BMW 320d Compact. Año 2002. 168000 kms al inicio. 
  • Renault Clio 1.5 dCi 80cv. Año 2004. 78000 kms al inicio. 
  • Kia Carnival 2.9 CRDi. Año 2005. 195000 kms al inicio. 
  • Renault Scenic 1.5 dCi 105cv. Año 2006. 223000 kms al inicio. 
  • Peugeot Bipper 1.4 HDI. Año 2008. 121000 kms al inicio. 
  • Seat Altea XL 1.6 TDI 105cv. Año 2011. 356000 kms al inicio. 
  • Seat Ibiza 1.6 TDI 105cv. Año 2012. 196000 kms al inicio. 
  • Kia Sportage 2.0 CRDi. Año 2012. 71000 kms. Al inicio. 

En el momento de la publicación de este post, todos estos vehículos fueron ya vendidos o cambiados por otros, excepto el incombustible VW Golf 1.9 TDI y la voluntariosa KIA Carnival 2.9 CRDi.

 

 

 

Dejar un comentario

Recibe las mejores ofertas

Suscríbete a nuestro newsletter para mantenerte al tanto de los mejores anuncios